viernes, 16 de junio de 2017

Desencuentros (Parte II)

He comprendido que las profesionales no son moneda de cambio, que son profesionales, si. Que son personas, también, que son mejores personas que la media que se define como "buenas personas", sin duda alguna.

Extiendo mi razonamiento:

lunes, 1 de mayo de 2017

Reflexiones

Frecuentemente,  en este mundo del sexo de pago, es curioso como los supuestos clientes, sufren (sufrimos) enganches "sentimentales" con señoritas que dejan bien claro que sólo son profesionales, eso conduce a situaciones caóticas, en las que haces cosas que no quieres hacer, gastas un dinero que no tienes, y siendo plenamente consciente de que ellas son profesionales de esto.

Este es un planteamiento que nunca debemos dejar de tener en mente, por muy caliente que esté la situación. Estamos ante una transacción comercial, todo lo que pasa, lo hemos pagado, y todo lo que no pasé, no pasará, ni habrá más, es una relación comercial.

A veces he caído en la tentación de pensar que era algo más, y sin embargo, o la profesional o el tiempo me han puesto en mi sitio. Esto es tan crudo como cierto, no hay amor, ni siquiera cariño. No puede haberlo. Como mucho, simpatía (profesionalidad) y cierta química, vaya usted a saber si fingida, o no, que nos lleva al mismo punto (profesionalidad).

Por eso, para mantener unas relaciones emocionalmente sanas con estas profesionales, tienes que tener en mente esa palabra: "Profesionales", si no, puede llegar a ser catastrófico, no sería ni la primera ni la última vez que un cliente se enamora de un/a proveedor de servicios, pero rara vez dicho sentimiento es correspondido.

Nacimiento

Nace este blog con la idea de publicar mis aventuras y desventuras con profesionales del sexo, no daré nombres, pues no es mi intención ni publicitar ni criticar a dichas profesionales, son simplemente, mis pensamientos, mis anhelos, ansiedades y satisfacciones con dichas señoritas.